Educación Sexual

Pareja

Somos seres sexuados desde que nacemos, es decir, nacemos con un sexo (masculino o femenino) y una identidad sexual que se va desarrollando conforme somos adultos. A partir de la adolescencia y los cambios corporales, nuestro cuerpo se va preparando para ser fértil.

Las mujeres comienzan a ser fértiles cuando les llega la regla o menstruación por primera vez, y dejan de ser fértiles cuando les llega la menopausia y la regla se retira. Las edades comprendidas dependen de cada mujer, pero de media, el periodo fértil de la mujer va desde los 15 hasta los 49 años. Los hombres comienzan a ser fértiles cuando se consolidan los cambios corporales de la pubertad, normalmente a partir de los 15, 16 años también, y son fértiles durante más años que las mujeres, aunque la calidad de su esperma también va reduciéndose con la edad.

Sin embargo, aunque la mujer sea fértil desde su adolescencia, no significa que deba tener hijos desde ese momento; sino que cada mujer elige cuándo y cómo tenerlos gracias a los Métodos Anticonceptivos. Además, durante la adolescencia no se tiene la madurez emocional y mental suficiente para ser mamá. Tener hijos es una gran responsabilidad, por ello, la mujer puede elegir tenerlos cuando ella cree que tiene una estabilidad económica, psicológica y emocional óptima.

A pesar de ello, y por falta de información, existen todavía muchos hijos no deseados. Para que sepas cómo controlar tu capacidad reproductora, cómo utilizar esa posibilidad de tu cuerpo, y puedas disfrutar de tu sexualidad libremente, infórmate sobre el método anticonceptivo que mejor te convenga.

 

Otros aspectos sobre nuestra salud sexual:

  • Gozar de una buena sexualidad también significa sentirte bien con tu cuerpo, y por supuesto, tener una buena autoestima. También significa saber decir “no” cuando no deseas realizar algo con lo que te sientas a disgusto o no te apetezca.
  • Para disfrutar de una buena relación de pareja, lo más importante es respetarse los tiempos y los deseos de cada uno, generar confianza mutua, y por supuesto nunca basar la relación en los celos y situaciones en los que una persona tenga el poder sobre la otra.
  • Hay que tener en cuenta que el coito o la penetración no tiene por qué ser la práctica sexual por excelencia, o deba realizarse siempre que se tengan relaciones sexuales. Solemos caer en el error de pensar que el coito es la práctica más completa y no es así. Hay muchas más formas de expresarnos y divertirnos sexualmente y que además, no conllevan tanto riesgo como el coito (riesgo de embarazo e ITS), por ejemplo, la masturbación mutua, las caricias, los masajes, y un sinfín de ideas que se te pueden ocurrir para pasarlo bien, siempre y cuando tanto tú como tu pareja estéis cómodos y seguros.
  • Si eres una persona a la que le gustan las relaciones esporádicas, o acabas de conocer a una persona, lo mejor es utilizar preservativo para evitar tener contagios de ITS. Si acabas de conocer a una persona especial, lo mejor es que si habéis tenido otras relaciones, os hagáis una prueba de ITS o estéis seguros de que no habéis contraído ninguna infección, y así poder disfrutar de vuestras relaciones sexuales.

 

Si tienes dudas sobre cualquier aspecto de tu salud sexual, acude a una Clínica de Salud Sexual y/ o Centro de Planificación Familiar. Lo mejor es que estés informad@ de todas las opciones para que puedas disfrutar plenamente de tu sexualidad. 

Ver Clínicas

______

Si te gustó el post, compártelo en Facebook, Twitter, etc.